Coso, luego existo. O cómo entrar de nuevo en harina.

Este año me he tomado vacaciones de las de verdad. He hecho un paréntesis de obligaciones, horarios, e incluso máquina de coser y blog. Lo único que me unía al mundo costurero era mi cuenta de Instagram, por donde me de dejado caer de vez en cuando. He de confesar que a veces, sobre todo al principio del período estival,  me apetecía mucho meterme entre costuras. Más viendo que vosotras SEGUÍAIS cosiendo. Y también porque me autoregalé una recubridora, cosa de la que tenía muchas ganas, y qué menos que ponerse a probarla inmediatamente. (si os apetece os cuento mi experiencia en otra entrada). 

Pero logré contenerme (no tenía tela, ni mucho tiempo entre viajes, ni mi costurero, ni na…), y  como suele pasar con todo aquello que dejas de practicar durante algún tiempo, al final he acabado por emplear mi otrora tiempo de costura en cosas propias del verano: mucha vida al aire libre en playas y piscinas, familia, barbacoas, amigos, comidas, cenas, viajes… Total, que he acabado por no echarla de menos. Ahora, con la vuelta a una realidad cotidiana, vuelve el tiempo para la costura.  Pero me cuesta entrar en harina. A ver, que un par de arreglos y una clase de costura para una amiga ya he hecho, pero… Qué pereza de calcar patrones, cortar, lavar, plancharrrr!…. Y no será porque no necesite coser nada, que a Miss I. no le vale nada del año pasado, of course. Y aunque todavía hace tiempo de ropa ligera, sería deseable no procastinar (palabro que suena bonito para decir, en este caso, lo mismo que perrear)  y que el fresco no nos coja en shorts. Y para motivar aún más, están las telas de nueva temporada…  Porque a pesar de no coser ni un botón, no he dejado de comprar telas. NO HIJA, NO. Que lo de comprar y guardar es ya una cosa intransferible e indivisible de mi persona. Que ya nos conocemos… Pues ni por esas. Llevo unos diez días que paso corriendo por delante del Attelier. Cobarde soy… Por supuesto mirar internet, tus tableros de Pinterest, las revistas y patrones que caen en tus manos es una manera de empezar a alimentar el gusanillo. Pero necesitas empezar a hacer algo en lo que intervengas directamente si quieres empezar a coser antes de que se acabe el otoño.
Así que he decidido tratar este hastío como si fuese en tercera persona, y adoptar el sentido común para seguir una serie de acciones que me lleven a coger carrerilla. Consejillos que te daría tu terapeuta para recuperar el apetito “costural”.1-Ordenar tu espacio de trabajo o tus utensilios de costura.

Después de un tiempo sin acercarte a las tijeras, puede que ni te acuerdes ni de dónde están… Máxime si no dispones de un sitio dedicado a la costura y tu única posibilidad  es invadir la mesa del salón o la de estudios de tus hijos. Te ves obligada a recoger todo después de terminar (allá, en el mes de junio), y tienes que ser pero que muy buena y disciplinada para en ese momento haber guardado todo por orden alfabético y en su sitio. Y si tienes un espacio para coser, casi que es peor, porque como nadie te va a reclamar, lo dejas todo manga por hombro (me declaro culpable). Así, una primera aproximación a tus cosas de coser te ayuda a reencontrarte con viejos amigos y a revivir los recuerdos de tan gratos momentos que habéis pasado juntos. Además, durante el verano, seguro que te has inspirado para añadir algún elemento decorativo o funcional en tu rincón de costura, alguna nueva incorporación a tu equipo de apoyo ( unas tijeras nuevas, un descosedor de madera de una feria de artesanía…), así lo ordenas a tu gusto y compruebas si necesitas reponer alguno de ellos.

desastre

Y qué me decís del reencuentro con las telas. Yo compro las telas que me gustan, sin proyecto previsto, porque la tela es la que me inspira el proyecto muchas veces. Volver a disfrutar de colores y texturas me devuelve las ganas de coser. Pero evidentemente hay que ir poco a poco.

2-Haz una lista.

Las listas te ayudan a manejar lo que tienes en mente, y dividir los proyectos entre lo que TIENES  que coser, y lo que QUIERES coser. Y qué subidón da cuando tachas un elemento de la lista para pasar al siguiente. Te puedes llegar a sorprender de los planes de costura tan ambiciosos que hacemos en nuestras mentes. Si calculas el tiempo que tardarías en hacer cada proyecto con tus habilidades y velocidad, y lo contrastas con tu tiempo disponible para costura, te ayudará a establecer prioridades. Si tienes poco tiempo de coser, elige aquellas prendas que más satisfacción te aporten, y no tengas remordimientos por acabar comprando un par de camisetas básicas en una tienda de moda rápida.

Haz la lista lo más detallada posible. Esto te ayudará a no dispersarte y además te servirá de histórico para futuras modificaciones sobre un mismo patrón. Para ello te recomiendo un cuaderno específico, o un block, donde puedas tener todas  las anotaciones juntas y a mano.  Anota la prenda que quieres coser, la talla,  el modelo de que se trate y la marca o revista de donde lo vas a sacar. No está de más que anotes las medidas que necesites, las tuyas y las de la prenda, para ver si necesitas modificar cosas. Y pon una muestra de la tela que vas a usar. Esto además te ayudará a dar salida a tu alijo de telas y a ser fiel a tus planes iniciales. Os muestro una primera versión de mi lista de costuras para Miss I. Este paso ha sido fundamental para mí.

lista

3-Preparados, listos,… ya!!

Elige como primeros proyectos algo fácil y rápido de coser, para conseguir la satisfacción inmediata. Esto te empujará al siguiente proyecto. Cuando ya hayas calentado, estarás en el humor adecuado para enfrentarte a proyectos más complicados que requieran más atención. En mi caso, mi primer proyecto es la base de los tres siguientes.  Con unas ligeras modificaciones sobre un mismo patrón voy a hacer tres pantalones elásticos, tipo jeggings pero metalizados.

4-Comparte.

Si estás leyendo este blog es porque tu también eres de las costureras de generación 2.0. Compartir es uno de los pasos en nuestro proceso creativo, ya sea a través de un blog, Facebook, Instagram, etc… A través de las redes sociales se ha creado una comunidad de costureras que en sí misma constituye una motivación para coser y compartir. Sigo a varias personas que incluso han publicado su lista de proyectos, con lo cual se obligan a seguir su palabra ante sus lectoras. Sin llegar a este nivel de compromiso, y en una medida aceptable, sin que ello suponga una ansiedad por mantener un ritmo de publicaciones con el que no puedes cumplir, te animo a compartir tus creaciones.

Yo ya estoy en el punto 2, a punto de entrar en el 3. Que el 4 os muestre el fruto de mi constancia.

¿Y vosotras? ¿Padecéis del síndrome postvacacional en las costuras? ¿Cómo os enfrentáis a ello?

 

 

 

 

 

Share

8 Comments

  1. Isabel

    Un post muy interesante!!! Yo tendría que hacerme una lista “objetiva”… porque al marcharme de Francia me compré muchos patrones…creo que mi debilidad es más por los patrones que por las telas…Y ahora no sé por donde empezar!!! De momento he disfrutado un verano de coser para mi hijo…el más guapo del pueblo!!!

    Besos y estoy deseando leer el post sobre la recubridora!!!

    Isabel

  2. Vanessa

    Hola Miren! A veces un paron asi es mas que necesario, y es verdad que la vuelta cuesta mas. Yo me propuse retomar el blog en verano porque supuestamente tenia mas tiempo pero craso error, porque es ahora con la vuelta a la rutina cuando mejor me puedo organizar asi que retomaremos lo retomado jaja. Yo ya estoy enel punto dos , pensando en las necesidades de la peque porque por aqui el frio ya se esta deja do ver y nos va pillar!
    Besos! Y animo!

  3. YoLyHaN

    Buenos propósitos! Yo sólo he tenido una semana de vacaciones y nada más volver tuve que ponerme con la bata escolar de mi hija, así que no he tenido tiempo de desconectar. He entrado en harina a marchas forzadas jajaja.
    Yo también estoy deseando ponerme a coser prendas de invierno y en cuanto acabe lo que estoy haciendo me pongo a ello que me va a pillar el toro.
    Lo de las listas lo llevo fatal con la costura, voy haciendo según me llame la tela o lo que le haga falta a mis peques.
    Bikiños

  4. Mamemimo

    Que razón tienes. Yo, sin haberte leído todavía, he seguido tus recomendaciones más o menos. Y funciona, si señora. Gracias. Esperamos tus nevas costuras con ansia.

  5. Isa Garcia Onlylola

    Hola bonita!! así estaba yo a finales de agosto. Ya estoy metida en faena y disfrutando como loca. Este año he dejado de dar las clases de costura y puedo pasar más tiempo en casa, con los niños y cosiendo al calor del hogar, ja,ja,ja!! Además me he propuesto no comprar telas hasta que no las gaste tooodddasss!! se qué será dificil , pero lo intentaré en la medida de lo posible.
    Un besito muy grande

    • sólo sewing

      Lo de no comprar más me lo tengo que tatuar en la frente y en la cartera…. Pero es que son taaaan bonitas!

  6. ana5059

    Qué buenos consejos Miren! Yo también estoy procrastpisdfsodj, o sea, perreando bastante. Tengo muchas ideas, y varias listas que tengo que unificar en una sola, coherente y realista. Pero la verdad, es que no sé por donde empezar!
    Ánimo!!! y muchos besos!

  7. gema

    Qué máquina tan interesante! Sí por favor cuentanos tu experiencia 😉
    En cuanto a los propósitos, normalmante los apunto en mi cabeza, lo que hace que me distraiga continuamente con los proyectos nuevos y no llegue nunca a cumplirlos del todo, de momento me he propuesto apuntarlos, a ver si consigo algo más, y el orden bueno… tirando! :-))

Leave a Comment